Las llamadas esponjas vegetales, son una excelente alternativa natural respecto a las sintéticas, cuidan tu piel, tienen una mayor vida útil y son más cuidadosas con el medio ambiente, ya que para fabricarlas no se requieren procesos industriales.

Su tacto natural las convierte en un excelente exfoliante, que permite eliminar callosidades y tejido muerto de la piel con el simple hecho de frotarla suavemente. Además, gracias a su forma y perforaciones, la esponja vegetal produce un suave masaje que activa la circulación sanguínea y puede contribuir a dispersar la celulitis.

Como cualquier otra esponja del mercado, la esponja vegetal debe ser enjuagada tras cada uso y colocada en un lugar que facilite su secado, para asegurar así una correcta higiene.

Aprende con este video de donde provienen las esponjas vegetales y como producirlas tu mismo de forma sencilla y totalmente natural.

Original: La huertina de Toni.

Publicado en Salud