Tal vez recuerdes cuando de niño te enfrentaste por primera vez a una puerta giratoria. Seguro que quedaste fascinado por su divertido funcionamiento, mientras que tus padres trataban de explicarte lo peligroso que podía ser colocar la mano en el lugar inadecuado. Luego creciste y jamás has vuelto a pensar en su utilidad y funcionamiento, ¿verdad?

Obviamente una puerta giratoria es eso, un puerta que permite la entrada y salida de gente de un edificio. Sin embargo, ¿qué lleva a un arquitecto a elegir este costoso mecanismo sobre el tradicional?

Efectivamente, su utilidad. Y es que las puertas giratorias son una especie de versión mejorada de la puerta tradicional que guarda algún que otro secreto. 

Un invento moderno

puerta 2

A pesar de que la puerta es casi tan antigua como los primeras civilizaciones, no fue hasta finales del siglo XIX que encontramos las primeras puertas giratorias. 

No queda claro su origen, pero atendiendo a los registros de propiedad intelectual, la primera patente fue registrada en Berlín en el año 1881 por un tal H. Bockhacke, quien la bautizó con el nombre de “puerta sin paso de aire”. Esto no da una pista de su principal utilidad.

Siete años más tarde, el comerciante Theophilus Van Kannel se hizo con la patente rebautizándola con el pegadizo nombre de “puerta tornado”.

Dibujo de la patente de

Dibujo de la patente de Theophilus Van Kannel

Una puerta giratoria es un tipo de puerta compuesta por tres o cuatro hojas verticales que giran unidas a un eje central permitiendo el flujo de gente en ambos sentidos de forma rápida y ordenada.

puerta giratoria 2

Sin embargo la puerta giratoria no fue diseñada únicamente con el objetivo de regular el paso de personas, sino que también fueron pensadas para poder mantener aislados los edificio de las inclemencias meteorológicas de forma constante. 

Así pues, la puerta giratoria está contenida dentro de un cilindro que, aunque abierto hacia el interior y el exterior del edificio, minimiza el espacio entre las hojas giratorias y la estructura impidiendo que el aire se escape.

puerta

Es decir, permiten minimizar la fuga de aire conservando así la inversión realizada en aire acondicionado y calefacción, a la vez que impiden que el polvo, la suciedad, la lluvia, la nieve, el frío o calor extremo entren.

Por esta razón, las puertas giratorias son colocadas con asiduidad en la entrada de edificios ministeriales, hoteles, hospitales, museos y centros de trabajo con gran afluencia de gente.

Se calcula que si todos los edificios tuvieran este tipo de entradas en vez de la puerta convencional, se ahorrarían 75.000 vatios por hora, lo que las convierte en la opción más eficiente y ecológica sobre otros tipos de accesos como las puertas automáticas, las tradicionales y los sistemas de retención de aire acondicionado o calefacción por columna de aire.

Como punto negativo, las puertas giratorias pueden causar sensación de claustrofobia por lo que muchas personas prefieren evitarlas. Aunque no son especialemente peligrosas, sí son protagonistas de varios accidentes al año, casi siempre debido a un desafortunado despiste o a la estupidez de ciertas personas que las manipulan de manera inadecuada.

puerta giratoria 3

Fuente: wikipediawikiwand.com

Publicado en Miscelánea