Aunque muchos padres nos hemos puesto en la tarea de modernizarnos de acuerdo al avance de la tecnología, para no quedar mal ante nuestros hijos en el momento en que tengan dudas y acudan a nosotros, apuesto a que muchos padres tanto “modernos” como “No modernos” Desconocen de lo que hoy por “moda” según dicho por menores entre 11 a 18 años algo llamado: (SEXTING)  Papá o Mamá tú que estás leyendo esto, sabes que es? O de que se trata ?  Es importante leer, pero sobre todo importante conocer el tema y hablar de ello con sus [email protected] para que no caigan en este “juego” o “moda” como [email protected] le llaman! 

El sexting (sexual and texting) es el envío de contenidos de tipo sexual (principalmente fotografías y/o vídeos) producidos generalmente por el propio remitente, a otras personas por medio de teléfonos móviles. Para el Centro de Investigación sobre Delitos contra los Niños de la Universidad de New Hampshire, el sexting son “imágenes sexuales producidas por menores susceptibles de ser consideradas pornografía infantil”. Como se puede observar va más allá de un simple envío o recepción: tiene connotaciones más graves.

El estudio “Uso y apropiación de las Tic en Colombia” indica que el 72% de los colombianos no conoce qué es el sexting (además de ciberdependencia, grooming, entre otros); además, indica que el 77% de los adolescentes entre los 12 y 17 años de edad cuenta con un teléfono propio con plan de voz y de datos. Esos teléfonos y esos planes en casi un 97% de los casos es comprado y pagado por los padres de familia quienes en un 66% no cree que sus hijos están seguros cuando navegan en Internet. Y a pesar de eso, de creer que no están seguros, no acompañan ni orientan a sus hijos cuando navegan en Internet (66%).

Tal vez esa falta de tiempo, de acompañamiento, de interés en algunos casos lleve a que actividades como el sexting estén de moda entre los adolescentes. Según el estudio online denominado “Sexting, una amenaza desconocida. ¿Sabés qué es el Sexting y cómo puede afectar tu reputación y seguridad dentro y fuera de Internet?“, el 40% de los usuarios de Internet en América Latina ha practicado el sexting.

Stop Bullying Colombia realizó una encuesta por redes sociales a universitarios y estudiantes. En total entrevistó a 5.000 alumnos de colegio y 4.200 universitarios en 2014 y 2015. Las cifras llaman la atención por sí solas: el 69 % (3.450) y el 78 % (3.276) aceptó alguna vez haber experimentado ‘sexting’. El asunto no radica solamente en “sextear”: hay que tener en cuenta que quienes lo hacen se convierten en presas de sus propios amigos y compañeros, incluso de delincuentes, quienes pueden llegar a utilizar las imágenes no solamente para burlarse y ofender (matoneo, cibermatoneo, Trolling) sino que se puede llegar incluso a la “sextorsión”, otro fenómeno que viene en aumento gracias a la enorme cantidad de información íntima que a diario grandes y chicos comparten por redes que consideran muy seguras pero que no lo son. Recuerde: ¡nada es privado 100% en Internet!

La misma encuesta indica que Bogotá es la ciudad en dónde más jóvenes aseguran realizar estas prácticas, pero en general en ciudades como Barranquilla, Cartagena, Bucaramanga, Cúcuta o Medellín, el ‘sexting’ es considerado como un asunto de moda.

Hasta problemas legales

Adalid Corp, una compañía que trabaja temas de Seguridad de la Información, indica que en Colombia se presentan en promedio más de 80 casos cuyas víctimas son menores de edad. Entonces, ¿el sexting es delito? Lo que sucede es que para la legislación colombiana son delitos de pedofilia o sexuales cualquier fotografía o video de un menor de edad que se comparta en la red sin consentimiento del autor inicial. Existe una delgada línea entre el sexting y la pornografía infantil. Además, hay que tener en cuenta que la ley 1581 del 2012 sobre protección de datos personales dice que todo archivo que tenga que ver con la vida sexual e íntima de una persona está protegido por la ley. Si esa informaación se comparte sin ningún consentimiento del autor puede dar hasta 12 años de cárcel.

¿Por qué lo hacen?

Un informe de Unicef, que data del 2011, indica que los adolescentes se sienten más cómodos compratiendo información íntima en la web que personalmente; además, lo pueden hacer para ser aceptados, “amados”, o simplemente para llamar la atención. El coqueteo, la impulsividad, le presión social, la intimidación, e incluso la venganza, son factores que aumentan el riesgo de su práctica.

Un estudio de 2009, Internet & American Life Project del Pew Research Center, afirmaba que los adolescentes podrían tomar las imágenes de sexting como un sustituto de las relaciones sexuales, al tiempo que se están usando como una especie de moneda emocional, que necesitan pagar para mantener una relación.

¿Cómo evitarlo?

Hoy sería un error negar el acceso a Internet y el uso de plataformas digitales a los jóvenes. Es el entorno natural en el cual nace y se desarrollan. Debemos, en cambio, enseñarles a hacer un uso seguro, responsable y constructivo de ese entorno. Veamos algunas pautas:

✅No ser un productor de sexting. Hay que tener en cuenta que si capturo una fotografía erótica y se la envíao a alguien mediante un móvil o Internet, pierdo inmediatamente el control sobre dónde podrá acabar algún día

✅No compartirlo. No debo entrar en el juego. Hay que recordar que estoy jugando con la reputación de otra persona, además de las consecuencias legales que esto puede traerme.

✅No incitarlo. No debo solicitarle a nadie que lo haga. Es atentar contra la intimidad de otra persona.

✅Amor propio. Respeto por la intimidad y privacidad, cuidado del cuerpo, autoestima, entre otros, son blindajes para no caer en el chantaje emocional ni ser moneda emocional de nadie.

Educación. La sexualidad humana es hermosa, especialmente cuando se maneja con respeto, responsabilidad y prudencia. No es simplemente placer: es encuentro, unión, armonía. Los padres de familia debemos tomar acciones, pasar tiempo con los hijos, hablar de estos temas, ser claros. Si no es así, otros lo harán con quién sabe qué intenciones.  

ASÍ QUE PADRES ABRAN BIEN LOS OJOS, ESCUCHEN CON INTERÉS DE QUE HABLAN SUS HIJOS O SI ELLOS TIENEN LA SUFICIENTE CONFIANZA EN USTED PUES NO SE HAGA EL DE LA VISTA GORDA Y ESCUCHEN A SUS HIJOS Y SI ESTO LE ESTÁ PASANDO A SU HIJO O HIJA NO LO DUDE Y DENUNCIE !!! 

Publicado en Familia