azafatas_portada

Tras ese insufrible rato de espera en la terminal, por fin se abre el acceso a tu puerta de embarque que da paso a la pasarela que te llevará hasta el avión. Si os habéis fijado, el ritual siempre es el mismo: nada más entrar, siempre suele haber uno o dos auxiliares de vuelo para darte la bienvenida. En algunas compañías además revisan nuevamente tu tarjeta de embarque, aunque eso dependerá de la política de la empresa.

Pero lo que sí es común para todas es que al menos uno de los auxiliares que nos reciben tiene las manos puestas a su espalda. Bien, ¿os habéis preguntado alguna vez por qué adoptan esta postura?, ¿creéis que esconden algo?, ¿quizás se trate de cuestiones de protocolo?

Desde luego, después de ver el exhaustivo entrenamiento que reciben aquellos que desean prepararse para ser auxiliares de vuelo en China, podría esperarme cualquier cosa. Sin embargo, la razón es mucho más sencilla de lo que cabía esperar, y bastante lógica por cierto.

azafatas_2

Estos auxiliares no esconden otra cosa que un contador manual para contar a los pasajeros cuando suben al avión. Este artilugio suele utilizarse bastante para contar mercancías o personas, como por ejemplo los visitantes a una feria o, en este caso, los pasajeros de un vuelo.

Si lo pensáis es bastante lógico que lo hagan justo en el momento de la entrada, pues así sabrán el número total de pasajeros que han subido al avión para contrastarlo con la información de que disponen, y ver si hay pasajeros de más o de menos.

Por tanto, los auxiliares de vuelo no esconden nada raro, ni son medidas protocolarias, sino que es una práctica bastante común en muchas compañías aéreas.

Una vez saciada vuestra curiosidad, quizá os interese saber qué cosas no deberíais hacer jamás en un vuelo, por el bien de los auxiliares y por el resto del pasaje.

Vía: Fishki

Publicado en Cultura y ocio