Tradicionalmente, las rosas son las flores más indicadas para expresar el amor y sentimientos de afecto hacia otras personas. Regaladas para el ‘día de la madre’, aniversarios, cumpleaños y sobre todo en el ‘día de San Valentín’, estas flores existen en una gran variedad de colores. Pero quizá el que más pasiones despierta por su rareza sean las rosas negras, flor que ha obsesionado a escritores y alquimistas desde hace siglos.

Muchos pensábamos que solo se podrían obtener de dos formas: o tintando una rosa blanca del color que queramos o creando un híbrido de rosa negra y morada, pero que en cualquier caso nunca sería del todo negra.

Bueno, pues resulta que este tipo de rosas sí que crecen salvajes en la naturaleza:

Estas rosas, que parecen completamente negras a simple vista, tan solo crecen en pequeñas cantidades en una pequeña aldea al sur de Turquía llamada Halfeti

rosa_negra_1

Lo que hace posible su crecimiento, son las condiciones únicas del suelo y el nivel de pH de las aguas subterráneas de esta zona -que se filtran desde el río Eufrates-, haciendo que el típico color rojo carmesí de las rosas se convierta en negro

rosa_negra_2

Además, existe un hecho extremadamente raro que hace que la rosa de Halfeti sea todavía más valiosa, pues sólo aparecen negras durante los meses de verano. En las otras estaciones, estas salen de color rojo muy oscuro

rosa_negra_3

Esta variedad se da por la densidad del suelo y la combinación de las antocianinas, unos pigmentos hidrosolubles. El suelo posee un impacto enorme en este tipo de pigmento, ya que es bastante sensible al pH. Para que os hagáis una idea más aproximada, las antocianinas son las responsables del oscuro color de las moras, frambuesas y arándanos

rosa_negra_4

No obstante, muchos turcos, a pesar de tratarse de una variedad extremadamente rara y única en el mundo, piensan que las rosas negras simbolizan la muerte y la llegada de malas noticias. Y hay que decir que los turcos suelen ser muy supersticiosos en cuanto a estas cosas

rosa_negra_5

Signo de mal agüero para muchos e increíblemente valoradas por otros, lo que verdaderamente nos sorprende es que sí podemos encontrar esta variedad de forma salvaje, desmitificando la parte de leyenda urbana y misterio que giraba en torno a ellas.

Fuente: fundacioninova

Publicado en Ciencia