El síndrome de las piernas inquietastambién conocido como enfermedad de Willis-Ekbom, es un trastorno neurológico que provoca sacudidas, picores, hormigueo, pinchazos o dolor en las piernas si están en reposo, ya estemos sentados o acostados. 

Estas sensaciones provocan a su vez un irrefrenable impulso de moverse y andar, en un intento por aliviar estas molestias 

Pixabay

Todo ello afecta al descanso del paciente, provocando problemas de sueño e insomnio, así como cuadros de ansiedad y somnolencia durante el día

Pixabay

El 2-3% de la población lo sufre con severidad

Pixabay

Afecta por igual a hombres y mujeres, es hereditario y, aunque es más frecuente a partir de los 45 años, puede desarrollarse a cualquier edad.

No hay consenso sobre las causas de este trastorno

Pixabay

Parece estar asociado a deficiencias en los niveles de hierro, siendo frecuente durante el embarazo o la anemia. También puede desarrollarse como efecto secundario de diversos medicamentos, especialmente con los antagonistas de dopamina, inhibidores de serotonina y antidepresivos. Es común que se produzca junto a enfermedades de tipo inflamatorio del tracto intestinal como la enfermedad de Crohn y el colón irritable. 

Como en cualquier enfermedad se precisa de un buen diagnóstico 

Pixabay

Para diagnosticar el RSL, debe detectar cualquiera de estos cuatro síntomas:

  1. Una necesidad urgente de mover las piernas, acompañada generalmente de una sensación incómoda y poco placentera en las extremidades.
  2. La necesidad de moverse, o la sensación poco placentera en las extremidades, que comienza cuando se inician periodos de descanso.
  3. La necesidad de moverse, o las sensaciones poco placenteras en las extremidades, son parcialmente disminuidas por el movimiento del paciente. Generalmente andando, haciendo estiramientos, etc.
  4. La necesidad de movimiento, o las sensaciones poco placenteras en las extremidades, es mayor en los periodos de tarde/noche, siendo menos probables por la mañana.

Existen diversos tratamientos farmacológicos y útiles recomendaciones 

Pixabay

Dependiendo de los resultados obtenidos en los análisis de sangre y el tipo de vida del paciente, el especialista recomendará diversos tratamientos farmacológicos. El tabaco, el alcohol, la cafeína y otros excitantes también están desaconsejados. 

El estrés es un gran condicionante y el ejercicio físico mejora y reduce las molestias

Se recomienda practicar entre 30-60 minutos de actividad física al día. No tienen por qué ser especialmente intensos, basta con caminar, correr, hacer yoga o practicar algún deporte. Tomarse la vida con más tranquilidad y alejar el estrés también repercute positivamente en los pacientes con RSL. 

Y tú, ¿sufres síndrome de piernas inquietas? Si es así, ¿has encontrado algún remedio eficaz o actividad que reduzca tus molestias considerablemente? Compártelo en los comentarios. 

Publicado en Salud
Fuentes consultadas:
http://www.iis.es/sindrome-de-las-piernas-inquietas-sintomas-causas-tratamiento/
https://espanol.ninds.nih.gov/trastornos/piernas_inquietas.htm
https://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%ADndrome_de_las_piernas_inquietas