Hola, ¡cómo están mis chingus? Hoy hablaremos un poco sobre las salsas básicas de las cocinas orientales, sobre todo del este y sudeste asiático, por tener gran cantidad de elementos en común.

Más comunes dentro del recetario oriental son:

SALSAS DE SOJA CHINAS:
Es una de las salsas más utilizadas en la cocina oriental, sobre todo en países como China, Japón, Corea del norte y sur, Vietnam y Filipinas.
Se hace con pasta de soja cocida, cereal tostado (normalmente trigo) y salmuera y se deja fermentar. Después se prensa y filtra, y ese líquido que queda es la salsa de soja. Dependiendo del tipo de salsa de soja que se quiera producir, pueden variar el tiempo de fermentación, los ingredientes y las cantidades. Podemos encontrar una buena variedad de salsas de soja en supermercados

SALSAS JAPONESAS
Shōyu
: Es muy parecida a la salsa de soja clara, con sabores más dulces. Hay varios tipos de Shōyu, entre los que está el Tamari, que no suele contener trigo, es una salsa clara y delicada, muy utilizada en la cocina japonesa y muy popular en la región de Kansai.
 – El Shiro Shōyu, al contrario que el Tamari, se produce utilizando una gran cantidad de trigo, obteniendo una salsa clara y más dulce. Se usa para acompañar el sashimi.

SALSAS COREANA:
La salsa SamJang, o Sam Jang es una salsa para mojar tradicional de la cocina coreana, se elabora con Jang, entre otros ingredientes, ya sabéis que se trata de la fermentación de la soja con la que elaboran distintos productos, salsas, pastas, vinagres, bebidas.

SALSAS INDONESIAS
Kecap: E
s como se denomina a la salsa de soja en Indonesia, y generalmente se usan dos variedades, kecap manis y kecap asin. Su sabor es un poco más fuerte que las salsas claras japonesas, es muy sabrosa y un poco más salada, aunque al cocinar con ella desarrolla muchos más sabores por la adición de azúcar de palma en lugar de melaza. Puede contener también anís estrellado, clavo, canela, jengibre o ajo.

A continuación les dejo algunas de las recetas de las salsas orientales conocidas.

SALSA TERIYAKI: Esta salsa se utiliza mucho para dorar y hacer alimentos a la barbacoa, por su textura untuosa y buen aroma al dorarse. “Teriyaki” es una técnica de cocina que consiste en asar o hacer al grill alimentos con una salsa a base de salsa de soja, azúcar y mirin, para conseguir un resultado dorado, muy jugoso y muy aromático. Podemos elegir las más densas para brochetas y las más líquidas para salteados, tallarines y arroces. Cómo hacerla: Ingredientes: 1/2 taza de salsa de soja, 4 cucharadas de azúcar moreno o 2 de melaza o sirope de agave, 3 cucharadas de vinagre de arroz, 1 cucharadita de maicena diluida en 1/2 taza de agua, 1 cucharadita de aceite de oliva Elaboración: Mézclalo todo y caliéntalo a fuego lento hasta que se deshaga el azúcar o la salsa oscurezca. Déjalo enfriar antes de usar. Se puede variar mucho esta receta, para hacerla más líquida omite la maicena, puedes añadir más o menos azúcar/melaza, utilizar salsa de soja china o japonesa, aceite de cacahuete o de sésamo, añadir jengibre o anís estrellado, etc.

Salsa agridulce:
Es una de las salsas chinas más conocidas y apreciadas por su combinación de frescura, dulzor y acidez moderada. A pesar de su viscosidad no se utiliza para saltear ni para asar, sino como salsa para mojar o para cubrir algunos platos ya preparados. Se pueden encontrar salsas agridulces ya preparadas hechas a base de vinagre, salsa de soja, azúcar y especias como jengibre, anís y clavo, con zumos y pulpa de frutas como mango, piña, limón o naranja, o con una base de kétchup o salsa de tomate ácida.

Cómo hacerla:

Ingredientes:

50 ml de vinagre de arroz, 40 ml de vinagre de manzana, 1 cucharada y 1/2 de salsa de soja, 3 cucharadas y 1/2 de kétchup, 3 cucharadas y 1/2 de azúcar, 1/2 taza de agua y 1 cucharada y 1/2 de almidón de maíz o de tapioca.

Elaboración: mezcla todos los ingredientes en una cacerola o cazo pequeño y ponlo a fuego medio, removiendo de vez en cuando, hasta que esté a punto de hervir (3-4 minutos). Baja el fuego y, removiendo suavemente, deja que reduzca y espese. Pruébalo. Si te parece que está demasiado ácido añade 1/2 cucharada de azúcar y remuévelo bien para que se deshaga. Cuando haya espesado retíralo del fuego y déjalo enfriar.

Esta receta se puede variar de muchas maneras, por ejemplo cambiando el vinagre de manzana por zumo de piña, añadiendo 1 cucharada de concentrado de tomate en lugar de kétchup, agregando zumo o ralladura de naranja o limón, etc.

De. Eneida Zambrano

Publicado en Cocina
Fuentes consultadas:
https://www.google.co.ve/search?q=texto+de+Louis+Adams.+Cocina+Asiatica.&client=firefox-b-ab&dcr=0&tbm=isch&tbo=u&source=univ&sa=X&ved=0ahUKEwjxna2V_JbWAhXFb1AKHUPYDI4QsAQIKg&biw=1366&bih=635