Todos nos hacemos mayores, eso es algo contra lo que no podemos luchar. Es ley de vida, aunque si lo pensamos bien, todas las épocas por las que pasamos tienen su parte de encanto y merecen ser vividas.

Envejecer puede suponer un problema para algunas personas, pero si lo hacemos con humor y con amor se lleva mucho mejor.

De todas formas hacerse viejo no tiene por qué significar quedarnos todo el día sentado sin hacer nada. Es cierto que empezamos a tener algunas limitaciones, pero existen un sin fin de actividades que podemos realizar y si a esto unimos la sabiduría que nos da la experiencia, sabremos aprovechar mejor esta última etapa de nuestras vidas.

Louise Adams es una anciana de 93 años que, entre otras cosas, le encanta saludar al autobús del colegio que pasa por delante de su salón. Louise lleva 5 años sin faltar ni un solo día a esta cita. Los niños del autobús la conocen como “La abuela de la ventana” y siempre le devolvían el saludo acompañado de una sonrisa. Se podría decir que comparten un vínculo especial con la anciana.

Hace unas cuantas semanas el autobús escolar pasó por delante de casa de Louise, como todos los días, y cual fue su sorpresa cuando los niños descubrieron que la abuela de la ventana no se encontraba en su salón dispuesta a obsequiarles con su cariñoso saludo, y así fueron transcurriendo los días, sin saber nada de ella.

La conductora del autobús, preocupada, decidió investigar qué era lo que había sucedido. Como no queremos desvelaros toda la historia, será mejor que veáis el siguiente vídeo para conocer todos los detalles  y el porqué de la desaparición de Louise sin previo aviso.

Fuente: Little things

 

Publicado en Miscelánea