Cheryl Treadway, una ciudadana del condado de Highlands, Florida (EEUU), consiguió alertar de que estaba siendo retenida, junto a sus tres hijos, pos su pareja, Ethan Earl Nickerson, gracias a un mensaje de socorro incluido en un pedido a domicilio a través de su teléfono móvil. Sorprendentemente, no es la primera vez que alguien consigue salvarse de una situación terrible al pedir una pizza.

La mujer usó la caja de texto alojada en la aplicación de la pizzería, que normalmente se utiliza para especificar algo en relación al pedido, para incluir el siguiente mensaje: “Por favor, ayuda. Llame al 911 por mí”. Los trabajadores del restaurante, un Pizza Hut donde Treadway es clienta habitual, ignoraron el pedido de pizza de pepperoni para llamar inmediatamente a la policía.

Un pedido de pizza sirvió para dar la voz de alarma

pizza_911_2

Según los informes de la policía, la pareja había estado discutiendo y en un arrebato de ira Nickerson la amenazó con un cuchillo. Por lo visto, cuando Treadway dijo que iba a por los niños al colegio, él la acompañó y le quitó el teléfono móvil para que no pudiera avisar a nadie. Cuando llegaron a casa, la víctima contó a la policía que los mantuvo completamente incomunicados.

Sin embargo, Cheryl consiguió convencerle para que le dejase un momento su teléfono para realizar un pedido a través de la aplicación de la pizzería. Entonces fue cuando tuvo la genial idea de usar el pedido para dar la voz de alarma. “Nunca habíamos visto algo así”, declaraba el gerente del restaurante, Candy Hamilton.

Los trabajadores del restaurante no daban crédito al pedido que acaban de recibir, aunque no tardaron en llamar al 911

pizza_911_5

Inmediatamente, los trabajadores se pusieron en contacto con la policía, quienes no tardaron en mandar un coche patrulla a la dirección especificada en el pedido. Los agentes fueron recibidos por la propia Treadway, quien aseguró que su novio tenía un arma blanca y que los mantenía retenidos bajo su voluntad a ella y a sus tres hijos.

Ethan ha sido imputado con cargos por asalto agravado con arma blanca, retención ilegal, obstrucción a la justicia y agresión

pizza_911_3

Curtis Ludden, uno de los policías que intervinieron en el operativo, ha asegurado que Ethan se negaba a abandonar el domicilio porque no quería ir a la cárcel. Veinte minutos después, Nickerson, de 26 años, salió del domicilio sin oponer ningún tipo de resistencia, poniendo un final feliz a esta trágica historia.

Fuente: wfla

Publicado en Miscelánea