La policía de algunos países ha cambiado la táctica para concienciar a los conductores de los peligros de alcanzar una velocidad elevada. Y en lugar de ocultar los videos que muchas personas subían a las redes poniendo sus vehículos al límite, los muestra y los enlaza con las fotos del accidente que han producido. Este es el caso de la policía húngara, que ha compartido en las redes sociales el accidente de un Lamborghini Huracán, una bestia de 620 CV.

En el vídeo se puede ver la velocidad que alcanza el vehículo, así como el momento previo al accidente, cuando el conductor pierde el control del coche. La policía ha añadido las fotos del estado de éste tras el accidente.

Milagrosamente, el conductor fue rescatado con vida momentos antes de que el coche ardiera en llamas, pero por desgracia, no siempre es así.

Publicado en Miscelánea