Vivian era reservada y nadie de su entorno social y familiar hubiera adivinado lo que realmente escondía ni cuál era su verdadera pasión a la que dedicó toda su vida en el más absoluto silencio.

John Maloof compró décadas después una caja llena de negativos en una casa de subastas por algo más de 300 dólares y encontró a una verdadera artista que está enamorando al mundo entero con sus impresionantes fotografías y películas.

Pero lo más triste de todo esto es que Vivian ha conseguido la fama después de haber fallecido, jamás verá como ahora el mundo está disfrutando ante su arte. Anque fuentes muy cercanas a ella seguran que nunca hubiera consentido que se desvelara su secreto.

Original: VivianMaierFilm

Publicado en Cultura y ocio