Conocer el futuro es uno de los anhelos y obsesiones del ser humano desde el principio de los tiempos. Videntes, adivinos y pitonisas, han sido siempre muy admirados por sus supuestos poderes predictivos. Ni que decir tiene que el único poder que albergaban todos estos “grandes clarividentes” era el de saber qué decir y cómo decirlo.

Hace poco, el usuario Pablo Reyes ha saltado a la fama por una publicación en Facebook, en la que supuestamente predecía el futuro. Pablo escribió un post hace 6 meses en el que predecía la muerte de Prince, de Mohammed Ali, el escándalo del gorila en el zoo de Cincinnati, la masacre homófoba de Orlando…

Además de estas tragedias, Pablo vaticinaba que Hilary Clinton sería la primera mujer en alcanzar la presidencia de EE.UU., y que Donald Trump moriría -estas dos predicciones, de momento, no se han hecho realidad-. En pocos días su mensaje se hizo famoso y la gente ha empezado a dar credibilidad a sus “premoniciones”.

Llamadme loco, pero en 2016 Hilary Clinton será la primera mujer presidente, el mundo enloquecerá por la muerte de un gorila, Prince morirá, Muhammad Ali morirá, Kimbo Slice morirá, Donald Trump morirá, Estados unidos tendrá el peor tiroteo masivo… No estoy intentando asustar a nadie, pero recordaréis mi nombre

No, Pablo Reyes no es adivino

Lamentablemente para las más de 220.000 personas que compartieron la publicación, estaban siendo engañadas con un truco bastante sencillo. Lo que el señor Reyes hizo fue editar una publicación antigua cambiando el contenido.

"Aquí podemos ver como el texto fue cambiado completamente el 13 de junio

Aquí podemos ver cómo el texto fue cambiado completamente el 13 de junio a las 4:22

Si pulsamos en el historial de edición de la publicación -en la esquina superior izquierda- veremos cómo el texto original decía “Gente blanca haciendo selfies con tornados y mi**da“. En realidad esta no es la única manera de hacer esto, aunque sí la más sencilla.

Este suceso pone de manifiesto algo un poco preocupante. ¿Hasta qué punto estamos dispuestos a creer en algo, por muy disparatado que sea, sin comprobar su veracidad?

Fuente: Huffingtsonpost, artículo por La Voz del Muro

Publicado en Miscelánea