Aunque en La voz del muro acostumbramos a mostrar tutoriales de manualidades para que todo el mundo aprenda a reciclar y a divertirse, el que compartimos hoy está lejos de ser uno de ellos, por su complejidad y por el riesgo que acarrea. Es, nada más ni nada menos, que una fundición casera. El motivo de enseñaros este vídeo es mera curiosidad y por lo hipnóticamente mágica y relajante que es ver la fundición de metales.

En él, el youtuber Grant Thompson utiliza una fundición casera que construyó hace unos meses con un secador de pelo y un tiesto de hormigón, (de momento no pensamos subtitular ese tutorial a no ser que haya mucha gente interesada en ello), para fundir el metal de varias latas de refresco y usar la solución líquida de aluminio creando otra serie de objetos.

Original: Grant Thompson

Publicado en Miscelánea