Cada vez son más las personas que emigran a las grandes ciudades, pero esta clase de vida implica ruido, contaminación y, sobre todo, mucho estrés. Y, desde luego, ninguna de estas tres cosas es saludable para nosotros.

Es por ello que Richie, de origen australiano, decidió mudarse para vivir en la naturaleza. Así pues, se dispuso a ahorrar hasta el último céntimo que caía en sus manos para cumplir su sueño. Y vaya si lo consiguió.

casa_DIY_1

Primero eligió una localización cercana al lecho de un río. Como no tenía dinero suficiente para construir una casa, empezó su aventura viviendo en una tienda de campaña. Además, la electricidad y el agua potable eran un problema en esta región, así como la humedad del clima, lo que provocó que rápidamente empezase a acumularse moho en su tienda.

Sin embargo, Richie pronto encontró una alternativa viable en una ciudad portuaria: un contenedor de transporte que convertiría en la casa de sus sueños. Así pues, nuestro protagonista y algunos ayudantes prepararon el terreno, antes de recibir in situ su nueva morada

casa_DIY_2

El enorme recipiente se fijó a una base de bloques de hormigón ajustados al milímetro. Richie compró un contenedor nuevo, que le costó poco más de 3.000 €

casa_DIY_3

Afortunadamente, contaba con experiencia en construcción y soldadura. De primeras, el contenedor parecía una cueva oscura, pero con unas pocas ventanas esto cambió rápidamente

casa_DIY_4

Richie añadió una terraza para poder disfrutar de las espléndidas vistas al río, y así tener un poco más de espacio para estirar las piernas

casa_DIY_5

Cada ventana fue reforzada con una capa de chapa metálica. También añadió listones de madera a las paredes, antes de instalar el aislamiento y los paneles de yeso

casa_DIY_6

Primero comenzaron por el aislamiento del techo. Y es que estos contenedores puede ser o bien una sauna o un congelador, dependiendo de la temporada

casa_DIY_7

El siguiente paso fue construir un muro para separar el espacio del baño

casa_DIY_8

Una vez las paredes fueron construidas y pintadas, instalaron un suelo laminado, moderno y fácil de limpiar. Richie decidió dejar las paredes en blanco para dar sensación de amplitud

casa_DIY_9

Poco a poco, los muebles fueron ocupando el interior del contenedor, aunque se las ingenió muy bien para colocarlo todo estratégicamente, ahorrando espacio y ganando en capacidad de almacenamiento

casa_DIY_10

También pusieron un techo en la terraza y plantaron algunas zonas verdes alrededor de la casa. El contenedor empezaba a convertirse en un auténtico paraíso

casa_DIY_11

¡Voilà! El espacio es pequeño, pero completamente funcional y encantador. La estancia cuenta con una cocina completa, sala de estar con estufa y unas vistas inmejorables

casa_DIY_12

El baño, situado en uno de los extremos del contenedor, carece de mampara, pero está completamente equipado

casa_DIY_13

En el otro extremo encontramos el dormitorio, elegante y separado del resto de la casa por un armario

casa_DIY_14

Lo exteriores tampoco se quedan atrás y no le falta ningún detalle. El entorno natural hace el resto. ¿No es encantadora?

casa_DIY_15

A continuación os dejamos un vídeo en el que podéis ver todo el proceso de construcción completo. ¡No te lo pierdas!

Vía: Better Homes and Gardens

Publicado en Hogar