Un nuevo viral acecha en internet. Lo que iba a ser un día de deporte extremo grabado con una de estas famosas cámaras en primera persona, terminó convirtiéndose en la aventura de la misma precipitándose al vacío hasta acabar en una granja de cerdos, siendo más exactos, en la boca de uno de ellos.

8 meses más tarde, tras recuperar la cámara sana y salva y ver el documento que había conseguido grabar, se quedaron con la boca abierta. Por cierto, como curiosidad, el efecto de la cámara girando tan rápido hasta que parece que la imagen no se mueve es genial. Lo mismo pasa con las hélices de los aviones o las ruedas de los coches.

Publicado en Miscelánea

Si te gustó compártelo: