Se manda a sí mismo en una caja y cuenta su experiencia

Enlace patrocinado
por Alberto Díaz Pinto
el 12/11/2016 en Historias

Habíamos sabido de locuras, pero ninguna como la que estamos a punto de narraros hoy. Precisamente la historia está protagonizada por un yotuber que se dedica a hacer cosas realmente alocadas, al más puro estilo Jackass.

Una de las últimas excentricidades del Kill’em FTW, que así se hace llamar este joven youtuber, ha sido vista por más de 5 millones de personas en el último mes, por lo que no podíamos dejar de compartirla con todos vosotros.

Esta historia no es apta para claustrofóficos, pues Kill’em se envió a sí mismo por correo en una caja, permaneciendo aproximadamente 24 horas encerrado dentro de la misma y con solo unos cuantos enseres de supervivencia y amenizar el tiempo. Uno de ellos fue su cámara, con la que he podido grabar los momentos de angustia y de pánico, así como los problemas a los que ha tenido que hacer frente durante su “hazaña”.

Tras decidirse a mandarse por correo, Kill’em se dirigió a unos grandes almacenes para pedir unas cajas a los trabajadores, aunque no encontró ninguna tan grande como le hubiera gustado

se_manda_por_correo_2

Una vez en casa, utilizó tres cajas que le habían proporcionado para confeccionar una macro caja, con el espacio suficiente para poder habitar en su interior…

se_manda_por_correo_1

A la mañana siguiente preparó todo el equipo necesario para subsistir

se_manda_por_correo_3

Unos sándwiches, agua, un teléfono móvil repleto de música y películas, una videocámara y una botella vacía por si le entraban ganas de ir al baño

se_manda_por_correo_4

Su novia y cómplice en su aventura se encargó de sellar la caja por arriba, una vez que Kill’em estaba dentro

se_manda_por_correo_5

Una vez entraron en la oficina de correos, Kill’em debía guardar silencio absoluto para que nadie descubriera que se escondía dentro del paquete que su novia mandaría a su domicilio

se_manda_por_correo_6

El tiempo dentro de la caja, según relata Kill’em, pasaba muy despacio. Además, cuando apagaba la cámara se quedaba totalmente a oscuras y hacía un calor insoportable. Todo ello sin contar con el dolor de piernas, espalda y cuello de permanecer en la misma postura durante casi 24 horas

se_manda_por_correo_7

Un día entero en un espacio reducido, en silencio, a oscuras y con momentos de pánico para no ser descubierto cada vez que alguien manipulaba el paquete. Cuando su novia por fin abrió la caja, su cara lo decía todo…

se_manda_por_correo_8

Aturdido, dolorido, sudado y con mucho sueño. Así es como se sentía Kill’em después de abandonar su confinamiento voluntario

se_manda_por_correo_9

Este fue el hogar de Kill’em durante 24 horas

se_manda_por_correo_10

Y como es lógico, en ese tiempo cualquiera tiene necesidades fisiológicas

se_manda_por_correo_11

A pesar del calvario, Kill’em se siente orgulloso por haber protagonizado esta experiencia

se_manda_por_correo_12

A continuación os dejamos con el vídeo completo, donde seréis testigos de primera mano del testimonio, en inglés eso sí, de Kill’em. ¡No te lo pierdas!

Vía: Kill’em FTW, artículo por La Voz del Muro.

Si te gustó, compártelo:

¿Quieres escribir en La voz del muro? Déjanos tu email

Síguenos en Facebook

Artículos relacionados y más