Es una creencia muy extendida pensar que todos tenemos algún doble nuestro circulando por el mundo. Desde luego no es una idea muy descabellada si tenemos en cuenta que la tierra la habitamos más de 7000 millones de personas, no es de extrañar que más de una cara se repita, al fin y al cabo hay un número limitado de configuraciones faciales.

La historia de Neil Richardson va un paso más adelante y no se queda en la simple anécdota de encontrarse con un gemelo de otra madre o doppelgänger, como lo llaman los alemanes (siempre hay una palabra en alemán para todo) ya que tienen una serie de extrañas coincidencias en sus vidas.

Todo comienza cuando Neil se jubila y se muda a vivir a la ciudad de Braintree, situado en Essex, Reino Unido. Tras su llegada observa que mucha gente le saludaba, muchos otros directamente le llamaban John y algunos le trataban como si lo conociesen de toda la vida, hasta que Neil Richardson finalmente conoció a John Jemison y entendió por qué todo el mundo lo confundía.

Este es Neil Richardson, un jubilado que no se esperaba que iba a encontrar la sorpresa de su vida cuando se mudó de ciudad

1

“Caminaba por la calle y estaba bastante sorprendido de que mucha gente me saludase “¡Hola Jonh!, ¡Hola John!” todo el mundo parecía conocerme” La gente insistía en que él se llamaba John Jemison

2

Sin saber ninguno de los dos de la existencia del otro, se apuntaron a una Exposición de la Magna Carta en la Biblioteca Británica, una afición muy particular desde luego…

3

Cuando Richardson escucho a alguien llamar a John Jemison se acerco a el. Neil me dijo “Tu debes ser John Jemison” y yo le conteste “Si, soy yo ¿qué he hecho ahora?”- Dijo John.

4

Lo siguiente que descubrieron fue todavía más increíble. Parece ser que los dos estudiaron en la misma universidad al mismo tiempo

5

Las coincidencias no acaban ahí, los dos se casaron en la misma semana (si llega a ser el mismo día apaga y vámonos)

6

“Los dos tenemos hijos que tocan el didgeridoo” (un instrumento de viento nada convencional) Dice Richardson. Los dos se convirtieron en profesores al acabar la universidad, y ambos cantan en un coro. Tienen tantos conocimientos y aficiones tan similares que hasta son capaces de acabar las frases del otro.

7

“¿Cuáles son las palabras? Hay muchas cosas en este muno Horatio ¿no es así? No sé la frase exacta” Jemison intenta citar a Hamlet.
8

“Hay más en el cielo y en la tierra que en tu filosofía, Horatio” y Richardson le corrige.
9

Desde luego es poco menos que sorprendente la historia de estos dos gemelos de cara y casi podríamos decir que gemelos intelectuales. Quizá de más jóvenes no fueron tan similares, y fue en la edad adulta cuando comenzaron a parecerse, lo que nos hace pensar que quizá tengamos un doble que aun no se parece a nosotros…

Original: Littlethings

Publicado en Insólito