¿Os imagináis que alguien pudiese controlar vuestro cuerpo desde cualquier parte del planeta? quiero decir, vosotros seríais conscientes de lo que pasa pero no tendríais ningún control sobre vuestros actos, una especie de marioneta viva. Así contado da un poco de repelús y, a día de hoy, no es una realidad cercana.

El neurocientífico Greg Grage ha pensado esta posibilidad y ha estudiado como hacerlo posible. Con un Ipad, unos electrodos y un cacharrito DIY (las siglas de “hazlo tu mismo” en ingles) ha conseguido dar el primer paso en este supuesto. De una manera amena y divertida nos enseña en este experimento como puede transmitir las corrientes nerviosas que dan las ordenes a nuestros miembros de una persona a otra. En este video podemos ver como funciona el invento.

Fuente: TED

Publicado en Ciencia