Desde que se crearon las impresoras en 3D se ha podido  ver cómo se ha imprimido desde paisajes con sus relieves hasta ecografías, pero en esta ocasión han llegado aún más lejos, se trata de un corazón.

Eso lo han hecho posible unos científicos del ETH Zurich que consiguieron imprimir usando la silicona, un corazón en 3D, pero aquí no acaba el experimento, no conforme con hacerlo idéntico a un corazón real, han conseguido, por ahora, hacerlo funcionar entre 30 y 45 minutos, un equivalente a 3.000 latidos.

En el vídeo que veremos a continuación, podremos observar como se hace el corazón, de qué manera funciona, además de algunas claves importantes.

Ese impreso de silicona en 3D tiene un peso aproximado de 390 gramos y tiene todo lo que necesita para que funcione como un corazón real.

Aunque, como es evidente, aún no es funcional en seres humanos, están estudiando la manera de que funcione por varias semanas o incluso meses antes de que llegue a deteriorase. Lo cierto es que es un gran avance, ya que han dado un pequeño pasito para que en un futuro no sean necesarias las donaciones, pero lo cierto es que aún queda mucho trabajo por delante.

¿Crees que algún día conseguirán que ese corazón sea completamente funcional en los seres humanos?

Publicado en Salud
Fuentes consultadas:
http://www.muycomputer.com/2017/07/14/imprimen-corazon-3d/?utm_content=buffer79513&utm_medium=social&utm_source=plus.google.com&utm_campaign=buffer