El video tiene ya algunos meses, pero es un “ejemplo ejemplar” de por qué no debemos juzgar a las personas por su aspecto.

Publicado en Miscelánea
1