La verdad es que yo he subido pocas veces en avión, 4 veces, para ser exactos. Todos los que hayáis vivido esta experiencia estaréis de acuerdo conmigo en que los momentos más tensos y que más incertidumbre provocan son el despegue y el aterrizaje.

No soy una persona especialmente miedosa y sé que el avión es uno de lo transportes más seguros del mundo. Pero la presión que sientes cuando el avión se empieza a elevar, he de reconocer que si me da un poco de “cosa”. Al aterrizar la sensación es similar, pero de forma invertida, vamos, que me asusto igualmente.

Claro que todo esto era antes de ver las siguientes imágenes. Jamás había visto una forma tan original y extraña de aterrizar un Boeing 777, debe ser que es el protocolo que siguen cuando el piloto y el copiloto tienen una urgencia de “aguas mayores” y no se pueden aguantar.

Si, ya me imagino que no os hacéis una idea de cómo será esta manera tan misteriosa de tomar tierra. Tranquilos, que todo esto que os estoy contando cobrará sentido en el momento en el que veáis el vídeo. Ya os digo que a mi me ha dejado totalmente boquiabierto.

Fuente: Michael Schmidt

Publicado en Miscelánea