Cada vez hay más estudios que se empeñan en señalar los hábitos que pueden ser tan malos como fumar.

Los siguientes seis hábitos te exponen a los mismos contaminantes que el humo del cigarrillo o conducen a tasas de cáncer equivalentes a los causados por el tabaquismo. Afortunadamente, son fáciles de solucionar. Tan solo necesitas introducir algunas modificaciones en tu rutina y así tu corazón y tus pulmones se quedarán tranquilos.

1. Estar sentada todo el día. Incluso si haces ejercicio regularmente, pasar mucho tiempo sentada, ya sea delante del ordenador o en el coche, se vincula a persos problemas de salud. Según el Alberta Health Services-Cancer Care en Canadá, la inactividad se relaciona anualmente con casi 160.000 casos de cáncer de mama, de colon, de próstata y cáncer de pulmón. Y supuestamente, dos tercios de la mayor cantidad de casos de cáncer son causados por el tabaquismo.

2. Comer mucha carne o queso. Las proteínas animales son ricas en IGF-1, una hormona que puede promover el crecimiento de células cancerígenas. Y un estudio de la Universidad del Sur de California publicado recientemente en el diario Cell Metabolism descubrió que las personas con edad media acostumbradas a dietas con un alto nivel de proteína animal tienen cuatro veces más probabilidades de morir de cáncer frente a las personas con una dieta baja en este tipo de proteína. Un riesgo de mortalidad comparable al del tabaquismo.

3. Cocinar con gas natural. Aporta una dosis adicional de monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno y formaldehído o metanal cada vez que se cocina. Tres contaminantes comunes en el humo del cigarrillo. Además, un estudio publicado en diciembre de 2013 en la revista Environmental Health Perspectives indicó que estos tres compuestos presentes en los hogares en las estufas de gas, por ejemplo, superan las directrices de la sanidad pública norteamericana.

4. Cocinar con el aceite equivocado. Incluso si tienes fogones eléctricos en casa, no eres inmune los efectos contaminantes de la cocina. Hay estudios que han demostrado que la alta temperatura de cocción con manteca o aceite vegetal libera partículas, aldehídos e hidrocarburos aromáticos policíclicos, compuestos que se encuentran en el humo del cigarrillo y que a su vez, están vinculados a la inflamación de las vías respiratorias.

5. Las cabinas de bronceado. Un estudio reciente de la Journal of the American Medical Association estimó que el bronceado artificial que se consigue en las cabinas provoca aproximadamente 420.000 casos de cáncer de piel en EE.UU. cada año. Por contra, fumar causa unos 226.000 casos de cáncer de pulmón.

6. No dormir lo suficiente. Probablemente, esto te pondrá de mal humor: la privación crónica del sueño puede desencadenar una presión arterial alta, ataques al corazón, derrames cerebrales, obesidad y una serie de problemas de salud a tener en cuenta. Incluso, un estudio halló que el no descansar entre seis y siete horas al día conduce a tasas de mortalidad similares a las observadas en personas fumadoras. Pero, tan importantes son las horas que duermas como la calidad del sueño, porque cuando se interrumpe el ciclo propio del sueño profundo, el crecimiento de los tumores se puede acelerar.

Publicado en Salud