En esta era tecnológica casi todo el mundo tiene un smartphone. Esto nos permite estar conectados todo el día a la actualidad, redes sociales y cualquier tipo de información que necesitemos.

Si hace 10 años nos hubieran dicho que íbamos a tener el mundo en la palma de nuestra mano seguramente no habríamos dado crédito. Los smartphones cada vez tienen pantallas más grandes, más funciones, cámaras con más megapixels, etc. Lo que con conlleva un coste energético mayor. Lamentablemente las baterías de nuestros dispositivos móviles no evolucionan a la misma velocidad que éstos, por lo que somos esclavos del cargador. Raro es el teléfono que aguanta una jornada de uso sin pasar por un enchufe.

Este trámite no lo vamos a poder evitar, pero el hecho de ver los cables liados y colgando por toda la casa ha llegado a su fin. Por mucho que quieras dar la sensación de orden, un cable de cargador siempre queda mal. Con este truquito rápido sencillo y, por supuesto, barato que os vamos a enseñar a continuación la sensación de orden y paz volverá allá donde se encuentre tu teléfono cargándose. Dale play al vídeo y descúbrelo.

Fuente: Make it and love it

Publicado en Hogar