¿Es posible que a estas alturas de la vida todavía quede gente racista? Mucha gente argumenta que no es racista de manera general, sólo con algunas etnias particulares con las que ha tenido problemas. Y aunque el ser humano se protege para no volver a escarmentar, los mismos perjuicios que pueda causarte alguien de una etnia determinada te los puede causar alguien de la tuya. Solo ha sido cuestión de mala suerte y de quizá haber dado con algunas personas determinadas indeseables (que desgraciadamente el mundo esta lleno de ellas)

Siempre es más fácil generalizar y echarle la culpa al conjunto. Si tu vecino de tu misma etnia te robara la rueda del coche no dirías “vaya los (ponga aquí su etnia), son todos iguales”. Sino que más bien dirías, “vaya con Juan, es un hijo de ****”.

Los ayuntamientos y las alcaldías han tendido a crear barrios marginales, dividiendo la población en lugar de integrarla, haciendo mucho más palpable estas diferencias y alimentando la delincuencia en lugares determinados. Por eso se odia o se teme a etnias y ese es el motivo de por qué no debes hacerlo. En algunos países esa segregación ha durado tanto que estos rasgos se han acentuado.

Otro tipo de racismo, mas cercano a la xenofobia, es la desconfianza hacia la etnia desconocida, el color parduzco de la piel de otra persona, un acento distinto, su cultura, etc. Este video ilustra hasta qué punto somos todos iguales, y de qué manera puedes deberle la vida a alguien al que pensabas que temías.

Original: Nancy Spetsioti

Publicado en Miscelánea