Cuando pensamos que las cosas no podrían ir peor, creedme, sí que pueden. Y es que hay días que hubiera sido mejor no haberse levantado de la cama, tal y como debieron pensar las personas que protagonizaron las imágenes que os proponemos hoy. Sus desgracias son fruto del descuido, la ignorancia, un error de cálculo o simplemente de la mala suerte. Fuera como fuere, lo mejor es tomárselo con el mejor humor posible: 

Menos mal que aún estaban en la pista…

Ya puedes tirar el jersey y, ya de paso, la batidora

Alguien se lo está pasando en grande :D, aunque con unos cristales no hubiera pasado esto  

Ya hay que tener mala suerte…

A este seguro que se le han quitado las ganas de saltar en la planta de arriba

No hay mal que por bien no venga, ahora tiene un bonito retrato en el reposacabezas

Esto es lo que yo llamo empezar el día con energía

Seguro que más de uno se alegró del pequeño percance con tal de perder unas horas de clase

¿Cuántos puntos tienes en tu compañía telefónica? Porque te van a hacer falta…

Definición gráfica de sentirse estafado

Esto clama al sentido común 

A eso es lo que yo llamo, literalmente, “estar colgado”

“Ey Boby, ven a hacerte una foto conmigo… ¿Boby?”

Eso debió de doler… ¡y mucho!

Chan chan chan chan chan chan chan tiruriiii, chan chan chan chan chan chan

Imposible enfadarse con él solo por un par de kilos de cebollas

“Mi otro coche es un barco”. ¿Y por qué no lo usaste?

Hablando de barcos… 

Este pobre seguro que no pudo sentarse en un par de meses

Aunque tengas un día malo, piensa que siempre podría ser peor, así que no desesperes y tómatelo con el mejor humor posible

Publicado en Miscelánea
Fuentes consultadas:
http://old.fishki.net/2208334-derymo-sluchaetsja.html?mode=best