La imagen del arquero con el carcaj a la espalda -lugar donde se guardan las flechas- es un icono de las películas y los videojuegos que se ha extendido a lo largo del mundo. Pero poner las flechas ahí no es la mejor solución. En movimiento el arquero no puede ver sus propias flechas y si tiene un enemigo frente a él, quitar la visión de este le hace vulnerable. La colocación del carcaj en el cinturón resolvió la mayoría de los problemas, y si el arquero iba montado a caballo, se situaba el carcaj delante del jinete. Estos métodos fueron las formas más comunes de utilizar un carcaj y no las que hemos visto en Hollywood.

Pero lo que si ha hecho Hollywood es enseñarnos unas capacidades con el arco que creíamos posibles sólo en la ciencia ficción y la fantasía, hasta que hemos conocido a Lars Andersen. Durante varios años, Andersen ha estudiado dibujos y representaciones históricas sobre la forma en la que los guerreros de distintas civilizaciones sujetaban y lanzaban las flechas. Tras mucho entrenamiento, ha conseguido una destreza y capacidad con el arco de la que siglos atrás, hablarían las leyendas.

NOTA: Aunque la habilidad de Lars Andersen con el arco comienza en el minuto 1:45 del video que encontrarás al final de este artículo, recomendamos verlo desde el principio.

Original: LarsAndersen23

Publicado en Miscelánea