Esta obra esta firmada por un ilustrador y diseñador gráfico de Seul, Corea, que se hace llamar Stonehouse. En ella, ha ilustrado toda la vida de una persona, desde el nacimiento hasta la muerte, en una serie de retratos resumidos en cuatro minutos. El uso de técnicas de arte clásicas unidos a su destreza con herramientas digitales ayuda a Stonehouse a dar sentido a este trabajo, que comienza con un bebé recién nacido a y termina con los últimos años de una anciana.

Atentos a los detalles que aporta Stonehouse y a su impresionante dominio por la puesta en escena, centrando donde quiere la atención del espectador.

Publicado en Cultura y ocio