Si no entiendes lo que está pasando en esta foto, eres un afortunado

Enlace patrocinado
por Alberto Díaz Pinto
el 30/11/2016 en Niños

Historias como la que venimos a contaros hoy dejan una vez más constancia de que las relaciones entre los perros y los seres humanos pueden llegar a ser tremendamente especiales. Incluso aún más profundo si cabe, el vínculo que muchos niños y sus mascotas desarrollan puede llegar a transgredir cualquier lógica.

Shanna Niehaus es una joven que desde que nació su hijo, hace 5 años, no ha dejado de luchar para verle dar pasos hacia adelante frente al autismo. Sin embargo, todos los esfuerzos hasta ahora no habían dado sus frutos, por lo que el pequeño no se relacionaba con nada ni nadie. Hasta que Tornado llegó a casa.

Hace un par de años, un terapeuta sugirió a la familia que introducir un perro en el hogar podría venirle muy bien al niño para fomentar sus interacciones sociales. Así pues, este precioso labrador llegó ha sus vidas y por fin ha logrado lo que para Shanna es un milagro.

El pasado miércoles, el hijo de Shanna interactuaba por primera vez con su amigo. La madre, orgullosa por el gran paso de su hijo, decidió colgar el momento en Facebook, el cual está emocionando a miles de personas en la misma situación. “Es demasiado importante como para no compartido, pese a mi fea y llorosa cara“, explicaba Shanna en la publicación.

¿Pueden ver este momento? Nunca he experimentado un momento como este“, comienza narrando su relato, en el que además explica lo duro que es ver cómo su hijo no es capaz de establecer ningún tipo de relación con nada ni nadie.

Para ella, todo lo acontecido hasta el momento de esta foto compensa todos los años de lucha y frustración.

Valió la pena. Toda la lucha por los servicios especiales, diagnósticos, dinero, montañas de papeles, reuniones escolares y lágrimas. Por alguna razón, sé que a partir de ahora todo saldrá bien y que Tornado estará a su lado“.

Está comprobado que el lazo afectivo que se termina gestándose entre el niño y su mascota es tan estrecho y fuerte que uno no se puede separar del otro y que mejora, en gran medida, el estado de ánimo y la salud del niño. 

*Creo que no hace falta decirlo, pero siempre hay gente que puede entender las cosas de otra manera: en ningún momento pretendemos decir que las familias de personas con autismo no sean afortunadas. Sino que son afortunados aquellos que no tienen que enfrentarse al difícil día a día de los familiares y personas que padecen este trastorno.

Vía: fishki, traducción y adaptación elaborada por La Voz del Muro.

Si te gustó, compártelo:

¿Quieres escribir en La voz del muro? Déjanos tu email

Síguenos en Facebook

Artículos relacionados y más