Muchas personas no son conscientes de las altas temperaturas que llegan a alcanzar sus vehículos cuando se encuentran aparcados en la calle y no les preocupa dejar “por unos minutos” a sus hijos o mascotas. En pocos minutos el interior del coche puede convertirse literalmente en un horno, y no es suficiente con dejar una ventanilla algo abierta. Nunca sabemos si los minutos pueden transformarse en más tiempo, y el resultado puede ser fatal. Durante los días de calor, sé consciente del peligro que esto implica y no cometas un descuido que desgraciadamente ya se ha cobrado la vida de muchos niños y animales.

Original: RedCastle Productions

Publicado en Miscelánea