Marcus Dorsey de Jacksonville, Florida, sabe cómo darle una vuelta de tuerca a su rutina de cardio para que sea lo menos aburrida posible. Las cintas para correr, las bicicletas elípticas, etc. nos hacen sentir como hamsters humanos en su rueda para correr.

Marcus sólo necesita unos segundos para convencerte de cómo el entrenamiento puede ser muy divertido. Eso si, ponerlo en práctica es algo que no recomendamos a nadie, ya que para dominar esta técnica no solo se necesita ser un diestro bailarín, sino que además requiere práctica moviéndose por encima de una superficie como la de una cinta de correr. Tan sólo recordad en la cantidad de vídeos que vemos por internet de gente cayéndose de estos aparatos… incluso seguramente Marcus haya tenido algún tropiezo.

Publicado en Cultura y ocio