A la hora de sorprender no es suficiente con ser bueno. Puedes llevar toda tu vida practicando pasos de baile, convertirte en un profesional pero que aun te falte ese toque mágico que te haga sobresalir de alguna manera. Y ahí es donde entra la originalidad y la creatividad de Nick y Rachel, una pareja de baile que no sólo se limitan a la danza, sino que la combinan con un conmovedor espectáculo de sombras, que parecen sacadas del mundo de los sueños, y que se fusionan como un elemento más de la trabajada coreografía con la que interactúan de manera espectacular.

A nosotros nos ha emocionado. La elección musical, su coreografía, las imágenes y la puesta en escena en general hacen un todo que pone los pelos de punta.

Fuente: America’s Got Talent via artistasrevelacion.com

Publicado en Cultura y ocio