Últimamente a mi hija le gusta mirar vídeos en YouTube de niñas haciendo experimentos y manualidades.

El sábado se quedó a dormir su prima, por la mañana después de desayunar, y hacer unas cuantos bailes ( siempre están inventando nuevas coreografías) me pidieron purpurina, gomina, una botella de agua, y celo de ese que tienes de dibujitos -me dijeron-(washi type) -y se encerraron en la cocina- después de un ratito salieron muy orgullosas con sus tarritos.

-Pensé para mí-, ¡no está mal lo que aprende mi hija en youtoube ♥ y yo siempre metiéndole bronca con que deje de mirar el ordenador!

¿Te animas a hacer un tarro de la calma con tus hijos?

Mira, te explico como debes hacerlo, es muy fácil:

Necesitas:

  • 1 frasco de plástico transparente con tapa
  • 1 o 2 cucharadas de gomina
  • 3 o 4 cucharaditas de purpurina del color que quieras
  • 1 gota de colorante, lentejuelas (opcional)
  • Agua caliente

¿Cómo lo tenéis que hacer?

Mezcla el agua caliente con la gomina, la purpurina, y una gotita de colorante , y lo agitas todo (deja un espacio vacío en la parte superior del pote), cierra bien el frasco y ¡listo!

Es muy importante que el frasco esté bien sellado para que no se pueda abrir bajo ninguna circunstancia.

¿Sabías que está inspirado en la ideología de María Montessori?

El tarro de la calma está inspirado en la pedagogía de María Montessori y el objetivo es que tanto padres como niños podáis regular vuestras emociones negativas canalizándolas, que, desde la calma entendáis mejor vuestros sentimientos de rabia, ira o tristeza .

Todas las emociones són importantes y se debéis poder ponerles palabras para crear conciencia, así poco a poco, podréis dominar mejor todas vuestras emociones.

Vamos, te animo a que lo probéis en casa y nos cuentes que tal ha ido, si les ha ayudado a calmarse a tus hijos este tarro de la calma.

Publicado en Familia
Fuentes consultadas:
www.origenkids.com