Todos alguna vez hemos encontrado con este problema: nos estábamos probando un anillo en una tienda o de otra persona, y se ha quedado encajado en nuestro dedo. Si no lo quitamos rápido, el resto del dedo puede inflamarse siendo más difícil retirarlo todavía. Muchos de estos casos acaban con una vista a urgencias y con el anillo partido en dos partes con unas tenazas.

Pero existe un truco infalible que funciona muy bien, incluso con las alianzas de boda que nunca se han retirado durante años. Solo necesitarás una aguja, hilo (normal o hilo dental) y esta técnica. Si ademas, antes de empezar con ella impregnamos nuestro dedo con aceite de oliva, facilitará aún más la extracción.

Original: urbanhow2do

Publicado en Salud