Ir a trabajar puede ser la cosa menos emocionante y aburrida del mundo salvo si lo haces colocando antenas de TV y Radio y tuvieras que escalar 538 metros de altura para comenzar tu jornada laboral.

El vídeo versa sobre un día en la vida de uno de estos valientes anónimos subiéndose a una altísima torre para instalar una antena.

Lo vemos a través de una cámara GoPro para que nos pongamos mejor en la piel de esta persona y veamos cómo va subiendo poco a poco hasta llegar a la cima sin ninguna cuerda de seguridad.

A esto se le llama escalada libre y casi todo los trabajadores de las torres lo hacen así.

Original: Shukhrat Bek

Publicado en Miscelánea