La cantidad de electrodomésticos que tenemos en nuestros hogares es cada vez mayor. Lavadoras, hornos, microondas, etc., actualmente son muy comunes en casi todos los hogares.

Como todos los sistemas electrónicos, estos aparatos necesitan un mantenimiento y limpieza más o menos asiduo; algunos son más difíciles de adecentar que otros, como es el caso de los frigoríficos.

La limpieza de un frigorífico por dentro no tiene ningún misterio, pero la parte que realmente debemos limpiar mejor no está tan a la vista. Se trata de las bobinas que hacen que la nevera funcione correctamente.

Os mostramos unas imágenes de donde se encuentran estas bobinas y cómo limpiarlas.

Probablemente muchos de vosotros tendréis un frigorífico similar a este, o de los de una sola puerta.

En la parte de abajo de casi todas las neveras hay una especie de rejilla de plástico. Algunos modelos la tienen en la parte de atrás

Para limpiar las bobinas debemos retirar esta rejilla. En muchos modelos deberemos abrir las puertas antes

Tirando primero de un lado y después del otro, la pieza se soltará. Deberíamos ver algo como en la foto

Estas son las bobinas. El polvo y las pelusas se han acumulado alrededor, dificultando así su correcto funcionamiento

Para limpiarlas utilizaremos el aspirador

Con tan solo hacer esta tarea de mantenimiento una o dos veces al año conseguiremos que nuestra nevera funcione mejor y dure más tiempo.

Fuente: Boredon Therapy, artículo por La Voz del Muro

Publicado en Hogar