Durante todo este tiempo hemos visto grandes conceptos arquitectónicos inspirados en muchos patrones, siempre orientados, como es lógico, a las necesidades de cada particular. Un ejemplo de ello son las tiny house o casas diminutas, bajo el lema “menos es más”, y las casas sobre ruedas, con las que muchas personas han podido adquirir la vida nómada que tanto deseaban.

Hoy hemos querido ir más allá y enseñaros un modelo de vivienda completamente distinto de todo lo que hemos visto hasta ahora. Se trata de un barco de 1909, reconvertido en una lujosa y moderna vivienda, que normalmente suele estar anclado en los muelles de Estocolmo, Suecia. Al igual que sucede con el concepto de casas sobre ruedas, podríamos desplazarnos utilizando nuestra propia casa como medio de transporte marítimo, siempre y cuando haya muelle donde poder atracar. Y si además, es una vivienda como esta, mejor que mejor:

La barcaza suele permanecer atracada en Estocolmo, Suecia

casa_barco_1

Por supuesto, una casa flotante como esta permite viajar a cualquier lugar con tal de que cuente con un muelle

casa_barco_2

Cuando echamos un vistazo al interior, no diríamos que se trata del interior de un barco. Sin ver el exterior, podríamos afirmar de que se trata de un apartamento de temática naútica

casa_barco_3

Este apartamento flotante cuenta con dos dormitorios, dos baños y la estancia principal que cuenta con salón, comedor y cocina abierta

casa_barco_4

La claraboya es perfecta para iluminar toda la estancia. Los ojos de buey, aunque bastante pequeños, van totalmente acordes con la estética náutica y dan un toque único al ambiente

casa_barco_5

A pesar de haberse modernizado, muchas de las características náuticas, como las puertas, permanecen intactas

casa_barco_6

La zona habitable tiene un total de 148 metros cuadrados, aunque parece que hay mucho más espacio gracias a su diseño abierto

casa_barco_7

En el nivel inferior está dividido en una cocina abierta, una sala de estar y un comedor

casa_barco_8

La cocina, aunque sencilla, presenta un diseño moderno con el que nadie pensaría que nos encontramos en un barco de más de 100 años de antigüedad

casa_barco_9

En el nivel superior se encuentran los dormitorios y los baños

casa_barco_10

La última vez que fue comprada, la barcaza alcanzaba un precio de 735 mil euros; bastante caro para una casa de dos dormitorios, pero muy barato para un barco de estas dimensiones

casa_barco_11

Por supuesto, las tarifas de atraque y los gastos energéticos son bastante altos, pero imaginarios cómo sería sumergirse en esa bañera en mitad de cualquier mar de nuestra elección

casa_barco_12

Puede utilizarse tanto para vivir una familia, como para ser alquilada durante las vacaciones

casa_barco_13

Si alguna vez habéis estado de crucero, sabéis lo apretadas que pueden ser las habitaciones, así que ¿por qué no tener nuestro propio crucero personal?

casa_barco_14

Se trata de un lugar perfecto para el retiro o para viajar siempre que nos apetezca, manteniendo todas las comodidades de una casa

casa_barco_15

De momento, puede que os resulte un poco cara, pero dicen que es bueno soñar a lo grande

casa_barco_16

Fuente: littlethings. Este artículo apareció originalmente en nuestra web casasincreibles

Publicado en Hogar