Estoy cansado y no solo físicamente, porque ese cansancio pasará con solo esperar un poco de tiempo. 

 Estoy cansado de tener los mismos resultados a las diferentes soluciones que he probado; porque por más que me esmero y emociono el final es el mismo. 

 Estoy candado de seguir creyendo que todo debe pasar y que un problema se resolverá por si mismo, mientras yo me quejo de el. 

 Pero lo peor de estar cansado es mi deseo de renunciar…

Cuando mis deseos de renunciar aparecen siento que he dado todo de mi y que debería dejarme caer.

Pero justo antes de caer me doy cuenta que debo seguir luchando e intentando, por ello pongo las manos y me levanto, porque si aun estoy consciente de querer parar; aun estoy vivo para seguir luchando y ser cada día una mejor versión de mi mismo. 

 No puedes vivir quejándote de lo que nunca te diste la oportunidad de ser. Por ello debes ser constante y muy apasionado con todo lo que hagas en la vida.

Mientras más sean las ganas de caer, más deberás soportar la carga. ¿Qué pasa si caes?…

Todos han caído, pero solo los fuertes se paran y continúan, de esta manera las ganas y las satisfacción tras levantarse será mayor . 

 El día que vuelvas a sentirte cansado, sigue adelante, piensa en quien te quiere y a los que tu quieres, dedícales el esfuerzo a ellos. Si vuelves a sentirte cansado mira hacia atrás y mira la razón por la cual empezaste, para seguir hacia adelante hasta que deje de ser una razón y sea tu logro. Y si no es suficiente esta vez solo hazlo por ti y no abandones tus metas solo por cansancio. 

 SOLO SIGUE TUS SUEÑOS Y SE FELIZ  

Publicado en Relatos