Hace pocos días, una organización de activistas de la defensa animal, liderada por Mounira Shehata, conseguía liberar a un gato llamado Miso, quien había pasado 5 largos años encerrado tras uno de los muros de la estación de metro de Mohamed Naguib, en El Cairo.

Miso, que llevaba encerrado ahí desde el año 2010, era incapaz de salir por el hueco por el que había entrado años atrás huyendo de otro animal. Consiguió sobrevivir gracias a los cuidados de un anciano llamado Abdo. Este, propietario de una tienda en las inmediaciones de la estación, no dejó de acudir ni un solo día para darle de comer y beber a su gato, incluso cuando tuvo que cerrar su establecimiento por la revolución de la primavera de 2011.

Tras hacerse eco de la historia, los activistas no dudaron ni por un instante que debían salvar a Miso, por lo que pidieron permiso a las autoridades para hacer un agujero en el muro por el que el gato pudiese escapar. En cuanto el boquete estuvo abierto, Miso salió huyendo a la velocidad del rayo en busca de su ansiada libertad y, no nos extraña en absoluto, pues había estado viviendo durante los últimos 5 años en un hueco de 4 m de largo y 15 cm de ancho.

Cuando abrieron el agujero, describen los asistentes, el lugar despedía un olor muy desagradable y estaba lleno de gusanos. Por suerte, el pequeño fue liberado de su prisión.

Fuente: VetogateOfficial via 20 minutos

Publicado en Animales