¿Alguna vez has visto dormir y retozar en el suelo a los caballos? Probablemente no ya que estos animales suelen mantenerse alerta la mayoría del tiempo.

Los caballos desconfían por instinto de las personas desconocidas, por lo que su mera presencia basta para agitarlos. Es necesario una larga relación de amor y mutua confianza para crear un vínculo con su cuidador, que le permita mostrarse relajado en su presencia.

De hecho, la mayoría del tipo los caballos duermen de pie, ya que solo se recuesta si se sienten cómodos y muy tranquilos. Por suerte, la relación de  Liz y sus caballos es tan fuerte que ha podido grabar para nosotros un hecho singular.

El granero de Liz permanece todo el tiempo con las puertas abiertas, dejando que los caballos caminen libres por el rancho de 320 acres de extensión.

Durante uno de sus paseos, Liz se percató de que un ruido extraño salía del granero. Tras acercarse descubrió que muchos de sus caballos se encontraban plácidamente durmiendo y retozando tras haber comido. Ninguno se extrañó de su presencia sino que al revés, continuaron disfrutando de la siesta.

En la grabación podemos verlos profundamente dormidos en fase REM, dormitando, retozando y roncando, además de algunos liberando todo tipo de gases, y es que los caballos siempre hacen honor a eso de, “mejor fuera que dentro”.

Original: Horses, Peacefully Farting and Snoring

Publicado en Animales