El formato del programa de talentos “La voz”, se ha replicado por todas las partes del mundo. Si todavía hay alguien que no lo conoce, lo más carismático del programa es su primera fase, en la que el jurado hace la selección de artistas de espaldas a ellos mientras que interpretan sus canciones, para no dejarse llevar por la apariencia. Solamente se vuelven hacia ellos si desean llevárselos a su equipo porque realmente les han gustado.

En la edición australiana, durante el 2012, una joven invidente fue acompañada al escenario ante la espectación de los jueces por el silencio existente. Cuando la joven Rachel Leahcar comenzó a cantar La Vie En Rose todo el mundo quedó cautivado por su voz.

Publicado en Cultura y ocio