Ese maravilloso momento en el que tiras de la cisterna y te das cuenta de que el agua, en vez de desaparecer, empieza a emerger del inodoro sacando toda la suciedad a su paso.

Una situación que seguramente habréis remediado usando un desatascador. Sin embargo, no es tan fácil usarlo y corremos el riesgo de pringarnos. O peor aún, puede que no tuvierais un desatascador a mano en ese momento y no hayáis sabido qué hacer.

Bien, si tuvierais la mala suerte de pasar por ello en alguna ocasión, -espero que no, al menos durante una visita en casa ajena- tranquilos porque hoy os mostraremos una alternativa muy eficaz, de la mano del canal de Youtube ICanDoThatPlumbing.

Pero pensaréis, si no puedo desatascar el baño con un desatascador ¿cómo puedo hacerlo? Bien, esa es la mejor parte. Tan solo necesitaréis 3 cosas: una fregona, una bolsa de plástico y una brida. Además, el palo de la fregona, al ser más largo, evitará que ni tan siquiera tengamos que aproximarnos al inodoro -lo digo por aquellos que son más escrupulosos-.

La próxima vez que tengáis oportunidad, no olvidéis ponerlo en práctica y compartirlo con todos vuestros contactos. Si no os ha convencido este método, también podéis mirar este otro.

Original: ICanDoThatPlumbing

Publicado en Hogar