¿Por qué a los humanos nos gusta tanto eso de tener mascotas? Muchas personas adoran a los animales y les encanta pasar su vida acompañado de un perro o un gato.

Lejos queda ya cuando estos animales eran apreciados más bien por el servicio que nos prestaban. Mantener el granero libre de roedores o cuidar al ganado y evitar que se acercasen depredadores ya no es el motivo principal a la hora de tener cerca a un animal de compañía.

Compartir la vida con una mascota es, en mayor o menor medida, una búsqueda afectiva de otro ser vivo. La necesidad de querer y que nos quieran es intrínseca al ser humano.

¿Puede un pez buscar el afecto de un ser humano?

¿Puede un pez buscar el afecto de un ser humano?

Los mamíferos en general, y los perros y los gatos en particular, son expertos en mostrar sus sentimientos de aprecio hacia las personas. Tal vez sea por este motivo por el que sean las elecciones más comunes como mascotas, además de que son animales que ya se han adaptado a nuestra forma de vida. Pero eso no quiere decir que sean los únicos en mostrar sus sentimientos y hoy os traemos la prueba.

Resulta que el pez del siguiente vídeo espera siempre en la esquina del tanque a que su amigo vuelva del trabajo. No contento con ello también busca las caricias y mimos de su humano. ¿No te lo crees? Tan solo tienes que ver el vídeo para comprobarlo.

Fuente: Roland Giroux, artículo por La Voz del Muro

Publicado en Animales