El sábado pasado tuvimos el placer de conocer a una cantante extraordinaria durante la gala de Got Talent. Dicen que lo mejor siempre hay que dejarlo para el final y así lo hicieron con la actuación de la grancanaria de 37 años Cristina Ramos, quien se ganó el pase de oro gracias a Edurne y pasó directamente a las semifinales del concurso.

La joven participó como concursante debido a una “encerrona” de su novio, el tenor Iñigo Irigoyen, quien también participó junto a su padre interpretando el ‘O sole mío’ de Giovanni Capurro y de Eduardo di Capua. Ambos causaron gran emoción y obtuvieron las 4 aprobaciones del jurado, pero quien brilló esa noche fue Cristina.

La joven comienza el número cantando una delicada y hermosa pieza de ópera, pero de repente la música cambia a heavy metal. Es entonces cuando Cristina y su espléndida voz sufren una metamorfosis, dejando de un lado la delicadeza de la ópera para desgarrarse la voz con el tema ‘Highway to Hell’ de AC/DC, demostrando ser una artista de pies a cabeza.

Una actuación que si no has visto todavía no te puedes perder, ya que estamos plenamente convencidos de que esta joven va a dar mucho que hablar en el programa.

Original: Facebook

Publicado en Cultura y ocio