esqueleto_7

Hoy os mostraremos el asombroso hallazgo, realizado por un cazador de reliquias apodado ‘Indiana Bones’, en las iglesias de toda Europa. Se trata de una macabra colección de esqueletos de más de 400 años de antigüedad, que lucen una gran cantidad de oro y piedras preciosas por todo su cuerpo como si de faraones se tratasen.

El historiador de arte Paul Koudounaris documentó fotográficamente la información, con docenas de esqueletos situados en los enclaves religiosos más herméticos del mundo. Aunque pueda parecer increíble, parece ser que algunos de estos restos corresponden a los primeros mártires de la cristiandad. Durante largos siglos han permanecido apartados de la vista de los fieles, escondidos en sótanos y almacenes, hasta ahora:

Los esqueletos son los protagonistas de un nuevo libro que trata de arrojar luz por primera vez sobre estas olvidadas reliquias adornadas con joyas

esqueleto_4

Docenas de esqueletos fueron desenterrados de las catacumbas romanas en el siglo XVI y fueron trasladados a ciudades de Alemania, Austria y Suiza, por orden del Vaticano

esqueleto_3

Fueron enviados a muchas iglesias católicas y casas religiosas para reemplazar las reliquias destruidas a raíz de la Reforma Protestante del año 1.500

esqueleto_8

Cada uno de estos restos humanos fue decorado minuciosamente con cantidades ingentes de oro, plata y piedras preciosas por los devotos seguidores, antes de ser expuestos en los nichos de las iglesias

esqueleto_11

Algunos de los esqueletos tardaron hasta cinco años en ser decorados

esqueleto_12

Aunque se les conocía como santos, ninguno de estos cuerpos lo era en realidad, al menos bajo las estrictas normas que la iglesia católica sobre la canonización

esqueleto_5

No obstante, en el siglo XIX se habían convertido en recordatorios mórbidos de un pasado vergonzoso, por lo que muchos de ellos fueron despojados de sus honores y guardados con recelo en los sótanos eclesiásticos de toda Europa

esqueleto_2

esqueleto_6

Muchos de estos restos humanos consiguieron ver por fin la luz por primera vez, después de tantos siglos de oscurantismo, gracias al trabajo de Paul Koudounaris

esqueleto_13

Koudounaris documentó todo el proceso en su libro Cuerpos celestiales: tesoros de culto y santos espectaculares desde las catacumbas

esqueleto_9

En realidad el autor estaba haciendo investigaciones para otro de sus libros, cuando descubrió la existencia de estos esqueletos. De inmediato supo que tenía que dar a conocer su fascinante historia

esqueleto_1

Fuente: dailymail

Publicado en Ciencia