No soy costilla ni apéndice de nadie, ni madre sacrificada, ni la perfecta y abnegada administradora del hogar, ni la más sensual o sexy de las mujeres. No lo he sido nunca, ni lo seré, porque no soy equilibrista, porque no soy perfecta, ni siento la obligación de serlo y porque tampoco siento culpa por ello.

Cuando hablo con mi madre por teléfono -vivimos a 14 mil km de distancia- y llegamos a las “cosas de mujeres”, ella se asombra de que mi marido esté “contento”. Mi cocina es algo limitada y no porque cocine mal, sino porque no me complico la vida tras los fogones; todo plato que cueste más de una hora en hacerse está fuera de mi menú diario.

Y sí, mi marido está satisfecho, él tampoco me quiere todo el día revolviendo una olla, es más, en mi casa no se plancha la ropa porque él me convenció de que era una pérdida de ‘vida’; así que todo lo que compramos es de fibras que no necesitan más tiempo que nosotros mismos para estar ‘presentables’.

En este Día Internacional de la Mujer, he comprobado con estupor que el machismo soterrado goza de muy buena salud. Muchos de los mensajes que leí este 8 de marzo entre mis “amigos” de Facebook y Whatssap así me lo confirmaron. Hace unos días publiqué un blog sobre el machismo más salvaje, aquel que sojuzga y humilla; pero qué hay del otro, del que vive incluso en nuestras cabezas de mujer.

Qué hay del que vive en la cabeza de mi madre, una mujer que durante 7 años cuidó de un marido con una enfermedad terminal y se convirtió en el timón del negocio familiar, haciendo su trabajo y el de mi padre. Y luego fue viuda, y siguió luchando para pagarme una carrera universitaria y -en pro de su independencia- nunca quiso volver a unirse a nadie .

Entre los mensajes que leí me asombró uno porque en pleno siglo XXI, negando la teoría de la evolución, reivindicaba la creación de la mujer según la biblia: “La mujer salió de la costilla del hombre, no de los pies para ser pisoteada, ni de la cabeza para ser superior, debajo del brazo para ser protegida y al lado del corazón para ser amada”.

Protesté contra la cita y una fémina clamó a mi tolerancia y dijo que cada uno creía en lo que quería, intenté que entendiera que como mujer no podía estar de acuerdo con lo ‘posteado’, pero mis esfuerzos fueron vanos. El dueño del muro me dijo que viese el lado poético, cosa que me hizo saber que él tampoco era consciente de la carga de su mensaje.

Líneas más tarde, otro hombre añadía: “HOY ES UN DIA MUY ESPECIAL…Hoy todos los hombres debemos admirar y alabar la creación más hermosa y espectacular del mundo, aquella creación que genera llantos y alegrías, amores y desamores”. Porque claro, esa es justamente la razón por la que las mujeres existimos: para generar emociones en los hombres. ‘¡Plop!’

Otra mujer decía con poca coordinación de género: “como joden el post poético, feministas, agnosticos, se deja de admirar la poesía , hasta enistein creyó en dios, y todos hasta el más ateo al final lo menciona. No le quiten el bonito mensaje x el día de la mujer , que realmente es todo los dias, disfruten su día y no renieguen”. No he corregido los errores gramaticales ni de coordinación porque creo que cuentan la historia detrás de estas respuestas.

“Feliz día ! mujeres guerreras, Dios nos diseño guerreras ante cualquier batalla y vicisitudes de la vida , nos da la fortaleza, paciencia para ser la ayuda idónea para nuestros esposos y sabias para formar, educar, cuidar y dar la cobertura espiritual para con nuestros hijos, rol importante que debemos cumplir como hijas de Dios, que Dios siga siendo nuestra guía y fortaleza en nuestro diario vivir, cariños amigas y muchas bendiciones”. (mensaje de un grupo de whatssap)

Y yo me pregunto, en que momento fuimos lobotomizadas. Cómo después de la lucha por el derecho al voto, del sacrificio de aquellas que en 1908 murieron presas del fuego exigiendo mejores sueldos; cómo, después de tanto esfuerzo y tanto dolor, las mujeres seguimos dejando que nos hagan sentir curvados objetos decorativos. Y encima lo reivindicamos.

Tópicos para dar y regalar

  • No leo las instrucciones. Aprieto todos los botones 📲 hasta que funcione
  • No necesito alcohol para avergonzar a nadie. ¡Sé hacerlo sin beber! 😜
  • Si fuera un pájaro ya sabría a quién cagarle encima
  • No soy cascarrabias 😡, soy emocionalmente flexible!
  • ¿Las palabras más bonitas del mundo? “Vamos de compras”
  • ¡No tengo defectos! Son “efectos especiales”! 🎊🎉
  • Las mujeres tienen que tener aspecto de MUJER, no de huesos disfrazados!
  • ¡No es grasa! Es superficie de uso erótico
  • ¿Perdonar y olvidar? No soy Jesucristo y no tengo Alzheimer!
  • Las mujeres somos ángeles y si nos rompen las alas seguimos volando… subidas a una escoba. Porque somos flexibles
  • Cuando Dios creó la humanidad nos prometió que encontraríamos hombres ideales detrás de cada esquina… e hizo la tierra redonda. 🌎
  • En mi lápida quiero que ponga “No pongas esa cara, a mí también me habría gustado estar en la playa”. Las mujeres somos únicas!!! Feliz dia todos los dias mujer!!! (todas estas frases pertenecen a un mensaje de un grupo de whatssap conformado sólo por mujeres)

Así que adelante mujeres. Aquellas que aspiren a la perfección, sigan siendo el sostén espiritual de sus hijos, amantes, comprensivas, guapas y dispuestas esposas; cocineras espectaculares y devotas guardianas del cumplimiento de los designios de dios en sus hogares. Y sigan siendo el orgullo de toda vuestra quinta parentela. Séanlo siempre.

Sin embargo, para aquellas que como yo NO entramos en los cánones ‘mujeriles’, sigamos siendo las personas en construcción que somos y sobre todo mantengamos la fidelidad a nosotras mismas. Sigamos respirando libertad por todos los poros y sigamos despertando cada día con curiosidad y ganas de vivir como nos dé la real y absoluta gana. Amén.

Este artículo también fue publicado teleoLeo.com 

Publicado en Relatos