Tras varios años intentando tener hijos, Kate y David recibieron una noticia extraordinaria, no sólo iban a ser padres, sino que Kate estaba embarazada de gemelos.

A las 26 semanas, los médicos comunicaron a la pareja que tendrían un parto prematuro. Fue una experiencia terrorífica, que afrontaron juntos en el hospital. Todo iba bastante deprisa y era confuso, hasta que el médico se les acercé para comunicarles que su hijo Jamie, no lo había conseguido.

Desesperados, Kate y David se acurrucaron con su bebé para llorar y despedirse. Lo colocaron desnudo piel con piel, para contarle todos los planes que tenían para él y pedirle que se quedara con ellos. Lo que ocurrió después, como puede verse en el video, es sencillamente increíble.

Original: Loving Touch & Mom’s Intuition: Kate Ogg & Jamie’s Story

Publicado en Insólito