Los sonámbulos no recuerdan nada de lo que hacen mientras sueñan, por eso este joven quiso grabar a su madre y enseñárselo posteriormente, y por supuesto, inmortalizar su reacción para la posteridad.

Publicado en Miscelánea