Posiblemente Panda Ross haya sido una de las concursantes más especiales que haya pasado por la versión americana de X Factor, el famoso reality dedicado a la búsqueda de nuevas estrellas musicales, cuyo debut en el programa tuvo lugar en el año 2012.

Cuando subió al escenario por primera vez, estaba bastante nerviosa, pero pronto aplacaría su inquietud con su arrolladora personalidad y sentido del humor. Los jueces, entre ellos Simon Cowell y Britney Spears, no pudieron evitar las risas cuando Panda, de 42 años, les dijo su nombre. Sin dar mucho crédito a la persona que tenían delante, le desearon suerte a la aspirante y comenzó el show.

Cuando escucharon su voz, las expresiones de los jueces pasaron de la sorna y el escepticismo al asombro y al entusiasmo, pues estoy seguro de que jamás habían escuchado una versión tan buena de ‘Bring It On Home’, quitando la de Sam Cooke. Como era de esperar, la aspirante obtuvo cuatro “síes”. ¡No te lo pierdas!

Fuente: wellplantedfoot

Publicado en Cultura y ocio