Shannon fue siempre la dama de honor de todas las bodas, nunca la novia, hasta que conoció a Don, el amor de su vida. El flechazo fue instantáneo y no pasaron muchos meses antes de comprometerse.

Estaba muy emocionada por la boda, y no veía la hora de que su padre le acompañara hasta el altar y bailara con ella durante la celebración del banquete. Al fin y al cabo este es uno de los momentos más memorables de una boda con el que fantasean la gran mayoría de las chicas.

Sin embargo, un mes antes del evento, el padre de Shannon fue diagnosticado de cáncer y, pese a los esfuerzos, murió casi de inmediato.

Destrozada, Shannon tuvo renunciar a su sueño y continuar con la boda a pesar del dolor. Su futuro marido, Don, que sabía cuán importante era esto para ella, quiso darle una sorpresa y homenajear a su suegro.

Durante el baile nupcial, Don realizó una pequeña coreografía con sus hijos, ahora también familia de Shannon, para después recrear el baile padre hija que nunca tuvo.

La sorpresa comienza en el minuto 3:08, cuando Don cambia la música para revelar el homenaje al padre de Shannon.

El momento es tan emotivo, que nadie pudo contener las lágrimas en la sala. Aquí tienes el vídeo.

Original: Sweetest Wedding Dance (tribute to brides father) Vía: littlethings.com

Publicado en Familia