Las catástrofes naturales muchas veces llegan sin avisar, sesgando miles de vidas y destrozando a miles de familias. En 2004, por ejemplo, un tsunami asolaba gran parte de los países bañados por el océano Índico, dejando una cifra aproximada de 500.000 muertos. Terrible, pero poco podemos hacer frente las fuerzas de la naturaleza.

Recientemente, las inundaciones han asolado el Estado de Texas, EE. UU., y precisamente de allí nos llega una historia que nos ha dejado boquiabiertos. Randy Wagner vive en Rosharon, uno de los lugares golpeados históricamente por las inundaciones en Texas. Al parecer, el gobierno local advirtió de inundaciones en varias partes del estado, pero muy pocos se lo tomaron en serio. Sin embargo, Wagner sí escuchó.

Preocupado porque las inundaciones asolaran su casa y por el coste de las reparaciones, Randy se preparó para lo peor, a pesar de que sus vecinos se mostraban bastante tranquilos ante la llegada de las inundaciones, pues pensaban que no les afectarían

Así pues, Randy se puso manos a la obra. Primero se informó sobre el tema, para ver cómo podía evitar las inundaciones

Al final, se gastó 8.300$ -unos 7.380 €- en una gran pieza de plástico circular en forma de tubo que instaló alrededor de su propiedad, reforzada en su base con sacos de arena, la cual funcionaría igual que una presa

En cuanto sus vecinos le vieron levantar la presa, de 122 metros de circunferencia y 76,2 centímetros de alto, se rieron de él tomándole por loco

Pero cuando el agua comenzó a subir, su inversión empezó a dar sus frutos. Todo alrededor de su casa quedó inundado, manteniéndose esta intacta

Su presa había sido capaz de contener todo el agua, la cual que llegaba a más de dos pies de altura, y nunca se filtró a través de la barrera

Mientras los militares estaban ocupados ayudando a sus vecinos a evacuar sus hogares, Wagner y su familia permanecían tranquilos a la espera de que todo pasara

Vía: hefty

Publicado en Insólito